Las cámaras de vigilancia de exterior han ido evolucionando como el resto de cámaras de vigilancia. La diferencia principal versus una de interior es su protección ante inclemencias del tiempo. Una mejor estanqueidad, permite soportar lluvia, polvo, frío, calor, etc.

Realmente con estas cámaras podemos olvidarnos de su mantenimiento.  Solo tendremos que limpiar su óptica de tanto en cuanto.

 

cámaras de vigilancia de exterior

 

 

Existen de hecho diferentes tipos de graduación a cuanto a protección IP: IP65,66, 67…etc.

Para entender la terminología, el primer dígito hace referencia a la protección ante objetos sólidos y el segundo describe el nivel de protección frente a líquidos (normalmente agua).

La mayoría de las cámaras de vigilanciade exterior que se están vendiendo actualmente ofrecen protección IP66. Concretamente esto nos protege de:

primer dígito 6: 

Protegido completamente del polvo.

El polvo no debe penetrar en lo más mínimo.

segundo dígito 6:

Protegido frente a chorros muy potentes de agua.

Colocado el objeto en su lugar de funcionamiento, no debe entrar el agua arrojada a chorro (desde cualquier ángulo) por medio de una boquilla de 12,5 mm de diámetro, a razón de 100 litros por minuto y a una presión de 100kN/m2 durante no menos de 3 minutos y a una distancia no menor de 3 metros.

Otro elemento que está cambiando en las cámaras de vigilancia de exterior son las carcasas. Si bien antes eran un cuerpo externo, como un envoltorio, una especie de caja aislante, ahora son parte del chasis de la propia cámara. Es decir, el propio cuerpo de la cámara o chasis ya es estanco y preparado para exteriores, y no necesita de ser encapsulado en ningún tipo de caja. Igualmente los infrarrojos quedan incrustados en el propio cuerpo, sin necesitad de instalar elementos individuales.  Otra cosa es que necesitemos iluminar con una  potencia extra grandes distancias, entonces si que necesitares focos  externos led.

Disponemos también en la actualidad de cámaras de vigilancia de exterior motorizadas. esto nos permite dirigir la cámara hasta el punto que nos interese con gran facilidad, pudiendo suplir el uso de varias cámaras. En estos equipos, se consiguen soportar rangos de temperatura realemnte bajos. La mayoría de ellas equipan calefactores, mediante un tipo de resistencia interna. Y incluso otros disponen de ventiladores para enfriar el equipo y la electrónica. Así mismo, también disponen de leds infrarrojos de alta potencia, los cuales incrementan su intensidad a medida que divisamos objetos a mayor distancia.

 

cámaras de vigilancia de exterior

 

Y no debemos olvidarnos de la cámaras de vigilancia de exterior con protección antivandálica (IK11). Estas ofrecen una resistencia extra ante golpes y demás intentos de sabotaje. esto es básico en instalaciones propensas al vandalismo. Y no sólo esto. A estas cámaras de vigilancia, se les pueden añadir opciones extra tales como micrófonos, altavoces, sensores de presencia tipo volumétrico, limpia cristales etc, etc

En el caso de  hablar de cámaras IP, ya disponemos de cámaras de vigilancia con resolución hasta 4K, y en modelos analógicos hasta 2K. Y no sólo esto, sino que en los modelos IP, podemos acceder a sistemas con analítica de video,  con funciones tales como:

  • detección de caras
  • cruce de línea
  • entrada/salida de perímetro
  • objeto abandonado
  • merodeo

En fin, un mundo de posibilidades en cámaras de vigilancia. Contacte y le asesoraremos rápidamente.